La boda de Belén y Borja en el Gran Hotel La Toja

Hace un tiempo encontré por Instagram una foto de una pareja recién casada. Me llamó la atención que la novia llevaba un vestido que me pareció espectacular.

La foto de la que os hablo es la que veis en la portada del post, y ellos eran Belén y Borja, una pareja que, como tantas, vio sus planes de boda afectados por la pandemia. Hoy, meses después de su “sí quiero”, comparten con nosotras su historia.

Nos conocimos hace 4 años en Madrid, nos presentaron unos amigos que pensaban que pegábamos mucho ¡y no pudieron acertar más!” cuenta Belén, nuestra novia de hoy.

Borja me pidió casarme con él en Galicia, en agosto de 2019. Y justo al día siguiente fuimos a preguntar en el Hotel si tenían disponibilidad para poder casarnos en septiembre del año siguiente ahí porque nos parecía un sitio precioso y muy especial” recuerda.

Esta pareja decidió celebrar su enlace en el Gran Hotel La Toja. “Además de que es un sitio precioso, nos gustaba mucho que la Iglesia y el lugar de la celebración estuvieran tan cerca. La Capilla de la Virgen del Carmen es conocida porque por fuera está cubierta entera de conchas y está situada a 150 metros del Gran Hotel de La Toja, donde fue la celebración. Como la Capilla es pequeña, para que todos nuestros invitados pudieran seguir la misa, garantizando su seguridad, pusimos unas carpas fuera con pantallas” dice Belén.

Rebeca Senra se encargó de la decoración floral de la Iglesia y el Hotel. “Me encantan las flores silvestres y las hortensias, muy típicas de Galicia, por eso estuvieron muy presentes en la decoración”, comenta la novia.

También fueron muy especiales nuestras invitaciones –que se encargó de preparar 255paperdesign, que en el sobre tenían ese mismo tipo de flores. Junto con la invitación enviamos a nuestros invitados un plano de la Isla de la Toja en el que aparecían la capilla y el hotel. Además, para la ceremonia, 255 nos preparó unos misales con una imagen de la capilla en la portada que quedaron preciosos” nos explica.

Belén se preparó junto a su familia en el propio hotel. Escogió un vestido del diseñador Lorenzo Caprile. “Me encantó la idea de vestido que me propuso el día que fui a su taller. Quería que fuera un vestido sencillo por delante pero que al mismo tiempo tuviera un detalle diferente y por eso me pareció muy especial la tela que le puso a la cola. Además, quería que tuviera una cola larga porque me parecía preciosa para el paseo desde el Hotel hasta la Iglesia”.

Lució unos zapatos de Flordeasoka y, como joyas, un anillo, regalo de los padres del novio, y una tiara y pendientes de su abuela. Se peinó en la peluquería del propio hotel, y su maquillaje fue obra de Melanie Fernández Castro.

Borja llevó chaqué de Toque de Sastre y chaleco de Anglomanía.

Cuando entré en la Iglesia y vi a Borja no podía creerme que por fin hubiéramos conseguido llegar hasta ahí y que realmente fuéramos a casarnos”, recuerda Belén. “La misa fue muy emotiva y especial, celebrada por un sacerdote muy amigo de la familia de Borja. Nunca la olvidaremos”.

Después, celebramos el cóctel en el embarcadero del Gran Hotel de la Toja, con unas vistas preciosas a la Ría de Arosa. Nos hizo un día increíble, ¡creo que pudo ser el más caluroso del verano! Posteriormente, la comida fue en el comedor, en el que entramos con la canción “Love Natural” de Crystal Fighters”. Los novios escribieron una tarjeta personalizada para cada invitado, y les regalaron también botecitos de gel hidroalcóholico.

Tanto en el aperitivo, como posteriormente en el baile, R Música Djs se encargó de la música y consiguieron que todos disfrutáramos muchísimo y lo diéramos todo. Con Emoción Weding & Events nos preparó el Candy bar y organizaron juegos para los pajes, vestidos de Chami, que se lo pasaron en grande. Y, por supuesto, nuestros fotógrafos fueron Ocho/veinticuatro que trabajaron de maravilla y gracias a ellos nos quedan las mejores fotos y videos de recuerdo”.

Acabo el post con la reflexión de Belén:

Creo que como todos los novios, cuando Borja me pidió que me casara con él, empezamos a organizar nuestra boda y como novia, había muchas cosas que desde el principio ya tenía claras, pero lo que lo cambió todo fue la Covid-19.

Ya en marzo, creíamos que no iba a ser una cosa de dos semanas y tuvimos claro que no íbamos a retrasar nada y que nos ibamos a casar el 12 de septiembre en las circunstancias que pudiéramos, porque lo importante para nosotros era casarnos (obviamente sin poner en riesgo a nadie).

Los meses de confinamiento y el verano la verdad es que no fueron fáciles, la incertidumbre y ver que la evolución de la pandemia no era buena, nos hizo ir día a día y cada día que pasaba no dejaba de ser una victoria para acercarnos más a nuestro día. Tuvimos que recortar invitados para poder ofrecer una boda sin riesgos.

Pero todas estas dificultades, nos hicieron poner aún más cariño en cada detalle de la boda, en vivirla con más emoción y creo que eso se lo transmitimos a todos los que nos acompañaron ese día, la verdad es que fue un día muy bonito, con mucha emoción y una excusa para todos los que estábamos en La Toja el 12 de septiembre de celebrar la vida y también agradecer a todos los invitados su esfuerzo en venir hasta Galicia en tiempos de Covid.

De la boda no cambiaríamos nada (salvo que pudieran venir los que faltaron y no pudimos invitar), fue un día increíble y contamos con la inestimable ayuda de nuestros proveedores”.

Categorias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenida al blog de Una Invitada con Estilo. Un blog de inspiración para novias que sueñan con una boda personal y con encanto, para invitadas con estilo que disfrutan creando sus looks y siguiendo las tendencias, y para todas y todos los enamorados del mundo de las bodas. Un espacio creado y cuidado cada día desde el corazón. ¡Espero que lo disfrutes!

Newsletter​