La boda de Berta y Vicent en Valencia

“Nos conocimos en mi último año de universidad y nuestra historia empezó un 7 de noviembre de 2014. De ahí, nuestra ilusión por casarnos el mismo día que empezamos a salir” cuenta la protagonista de la historia.

“Habíamos hablado de casarnos, teníamos claro el día y la iglesia. Justo el fin de semana de mi cumpleaños me iba a Madrid al máster que estaba cursando. Me daba pena porque no podría celebrarlo con él, así que decidí coger el ave del sábado a última hora de la noche y así podríamos irnos de cena el 18 de mayo. Durante la cena, me dio su móvil y me dijo: lee este mail. Era el mail donde nos invitaban a visitar una masía. Me quedé bloqueada unos segundos, pero a Vicent ya lo tenía arrodillado con anillo en mano… Y así de sencillo y especial la pedida” recuerda Berta.

La novia define su boda como atípica y muy especial, un día vivido con mucha intensidad.

Vicent y Berta planearon su boda para el 7 de noviembre de 2020.

“La mañana del 6 de noviembre, Vicent me llamó comentándome el cambio de normativa, diciéndome que no podríamos celebrarla como habíamos planeado. Las medidas entraban en vigor esa misma noche del viernes. Me derrumbé. No podía más, nos habíamos prometido que iríamos hasta el final, habíamos luchado contra viento y marea, contra comentarios de todo tipo y contra la incertidumbre de no poder controlar todo aquello que no estaba en nuestras manos”.

Ante esta situación, la pareja decidió casarse ese mismo día. “En una hora tomamos la decisión más loca y arriesgada, teníamos algo claro: queríamos empezar una nueva vida juntos”, nos cuenta Berta. En unas horas, reorganizaron la boda y contactaron con todos los proveedores para adelantar la celebración. Berta recuerda con emoción como sus seres queridos se volcaron en la reorganización de la boda, ayudándoles en todo para que estuviese listo para esa misma tarde.

Berta se preparó en el Hotel Palacio Vallier, con una bata y camisón de Broken Basic Barcelona.

El vestido y el tocado de la novia eran de Tousette, y sus zapatos, un modelo de Fígara. Atelier de la Flor creó el ramo de Berta, que acompañó con una medalla de la Virgen de los Desamparados de Posdatalola.

Jaime Lozano se encargó de peinar a la novia, y Bobbi Bego, de su maquillaje.

Vicent llevó un traje de Pal Zileri.

La pareja escogió la Iglesia de San Juan del Hospital de Valencia para darse el sí quiero. Durante la ceremonia, contaron con las voces del coro de Vicente Martínez. Ritta Piperita se encargó de la decoración de la iglesia.

Los pajes y damitas fueron vestidos de Maratta, con canotiers de Ritta Piperita.

“El momento más especial para mi, fue la entrada a la Iglesia, donde me esperaban todas mis alumnas, haciéndome un pasillo precioso. También me quedaría con el momento de entrar con mi padre a la Iglesia y ver a mi futuro marido allí, al final. Ambos estábamos desbordados de la emoción. Las lágrimas se nos saltaban y se que por dentro decíamos: ¡hemos llegado! También me quedo con el momento del “sí” para siempre, y la acción de gracias que leyó Vicent al terminar la ceremonia, que fue toda una sorpresa para mí”.

Mas les Lloses fue el espacio escogido para la celebración. El espacio estuvo decorado por Atelier de la flor. Cocotte Catering ofreció una deliciosa cena a los asistentes, en la que no faltó diversión y música, de la mano de Audioprobe.

Uno de los mejores momentos de la noche fue el subidón en nuestra entrada a la cena… fue un espectáculo y una locura. Vicent y yo nos desahogamos después de toda la tensión vivida a lo largo de ese día”.

“Le entregué dos ramos a mis dos amigas, que estuvieron de principio a fin con nosotros y que fueron pieza clave para mover toda la boda del sábado al viernes. También ramos a nuestras madres, las que más lo han vivido y sufrido. Y, por último, el ramo a mi abuela, que nos dejó una semana después de la boda” detalla la novia.

Fue una boda llena de detalles personalizados para los amigos de la pareja: cucharas de madera y cuadros de Mar de Creacions, ilustraciones de @handmadebymajo, calcetines de Naïve e iniciales hechas por Rocío de Ginger.

“Fue una boda increíble, doblemente celebrada y disfrutada. Después de la ceremonia me enteré de que las medidas puestas por la Generalitat se habían retirado y ese fin de semana quedaba libre de la nueva normativa”. Mas les Lloses les ofreció volver el sábado para terminar la celebración con los amigos, “Fue un día también muy especial, más informal y desenfadado. ¡Lo pasamos bomba!” recuerda Berta.

Dark Orange se encargó de fotografiar el evento, y Adrian Awes hizo el vídeo.

“Así comenzó la mejor aventura de nuestra vida, porque sabemos que esto es solo el principio”.

Categorias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenida al blog de Una Invitada con Estilo. Un blog de inspiración para novias que sueñan con una boda personal y con encanto, para invitadas con estilo que disfrutan creando sus looks y siguiendo las tendencias, y para todas y todos los enamorados del mundo de las bodas. Un espacio creado y cuidado cada día desde el corazón. ¡Espero que lo disfrutes!

Newsletter​