La boda de Gema y Fernando en Madrid

Gema se define como una apasionada de las bodas y, cómo no, disfrutó como nadie de todos los preparativos para su gran día. “Para mí era muy importante que fuera una boda emotiva, que todo quedase elegante y con detalles cuidados” nos cuenta.

Fernando y yo nos conocimos en noviembre de 2016 en la boda de una de sus primas. Desde la primera mirada algo surgió entre nosotros y a pesar de que Fernando se fue a vivir a Japón dos meses después y estuvimos casi dos años de idas y venidas de relación a distancia, pudimos mantener muy vivo nuestro amor.

En noviembre de 2018 volvió a vivir a Madrid y en diciembre me invitó a Maldivas… allí me pidió matrimonio haciendo submarinismo. Fue un momento mágico.

Como nuestras familias son bastante tradicionales, decidimos organizar una pedida familiar. Organizamos una bonita cena en casa de mis padres con los padres y hermanos de ambos. Siempre lo recordaré por la cantidad de cestas de flores que recibí y las notas tan bonitas que las acompañaban. Fue un día muy entrañable”.

Gema y Fernando se casaron el 29 de junio de 2019 a las 13:30, en el Santuario de Santa Gema.

La novia recuerda con muchísimo cariño el momento de prepararse para el gran momento, cuando estuvo en su casa arreglándose junto a sus padres y su hermana pequeña. El camisón que llevó Gema era de Diseño 2.

“El vestido, aunque visité muchos atelieres, siempre sentí que tenía que hacérmelo Cristina Valenzuela porque me captó muy bien desde el principio y pudo plasmar a la perfección todas las ideas que yo tenía muy claras. Las mangas siempre las quise de plumeti porque no pueden gustarme más, la espalda la quería en V con un drapeado de gasa y también tenía claro que quería una falda de novia clásica, con volumen y cola, pero con tejidos fluidos y que se pudiera quitar para poder bailar como loca durante las horas de fiesta. Estoy super contenta con el resultado y Cristina y sus modistas son unas grandes profesionales”.

Larrañaga firmaba el calzado de la novia. Como joyas, Gema lució su anillo de pedida, de Yanes, y unos bonitos pendientes de Aristocrazy. Saray Peña Sojo se encargó de la peluquería y el maquillaje. El ramo y la decoración floral corrió a cargo de Pilar Hurtado. El tocado de la novia fue obra de Carmen María Mayz.

Las fotografías las tomó David Morales.

Como comentáis muchas novias, uno de los momentos más bonitos para Gema fue entrar a la Iglesia con su padre: “Ese momento que había soñado desde niña y que tantas veces imaginé por fin había llegado. Yo estaba radiante de felicidad mientras recorría ese pasillo lleno de flores con el Canon de Pachelbel que tanto me gusta sonando de fondo, mi padre a mi lado y mi novio esperándome unos metros más adelante”. Los pajes y damitas iban ideales vestidos de Teresa y Leticia. Las maravillosas voces del Coro Noialtre pusieron la música durante la misa.

novia
novia

Finca Villa María fue el lugar escogido por Gema y Fernando para celebrar su enlace. “La Finca la tuve clara desde el primer minuto. Fue verla y me enamoré perdidamente, sabía que Villa María era mi sitio, un palacete muy especial, elegante y decorado con mucho gusto. Allí me sentía como en mi casa”. Kyrios Jazz Quartet se encargó de amenizar el cóctel.

Gema y su madre prepararon con muchísimo cariño los rincones más especiales de la boda: el candy bar, el rincón de cubretacones, de alpargatas, de pai-pais y el cigarrette bar.

Durante la comida, la novia recuerda momentos inolvidables como la entrega de regalos a sus madres, el discurso que dio el hermano de la novia durante el brindis, y el baile nupcial: “Bailamos “Can´t Help Falling in Love” de Elvis y aunque no hicimos coreografía ni nada del otro mundo, simplemente estar abrazados con esa preciosa canción fue mágico”.

La hermana de la novia fue la afortunada que recibió el ramo. Como detalle, los invitados recibieron tarjetones solidarios AECC.

Gema tenía una sorpresa preparada para sus invitados y, ¡para su marido! : “El último momento especial y que me mantuvo nerviosa durante muchas horas fue la canción que me había preparado para cantarle a mi marido. Mi prima tocó el piano y juntas interpretamos con mucha ilusión una bonita versión de Everytime we touch”.

“Como conclusión diré que ha sido el día más maravilloso de mi vida y que fui muy feliz, por todo lo que pudimos vivir antes y durante ese día y sobre todo por el “maridazo” que tengo”.

Muchas gracias a Gema y Fernando por compartir con nosotrxs su gran día, les deseamos muchísima felicidad

Categorias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenida al blog de Una Invitada con Estilo. Un blog de inspiración para novias que sueñan con una boda personal y con encanto, para invitadas con estilo que disfrutan creando sus looks y siguiendo las tendencias, y para todas y todos los enamorados del mundo de las bodas. Un espacio creado y cuidado cada día desde el corazón. ¡Espero que lo disfrutes!

Newsletter​