La boda de Yaye y Blas en Écija

Blas y Yaye se casaron el 1 de junio de 2019 en Écija.

Creo que la mejor manera de aproximaros a lo especial y bonito que fue su enlace es que conozcáis su historia de primera mano. Por este motivo, he decidido que sea la propia novia quien os cuente todos los detalles.

He de reconocer que, tras leer lo que escribió, me quedé con la piel de gallina. Yo no habría podido contarlo mejor, así que hoy será ella quien tenga la palabra.

Nos conocimos en mayo. Yo iba con mis compañeras de clase a una romería y él estaba también con su grupo de amigos. El 1 de noviembre, día de todos los santos, existe una tradición en el pueblo de Blas: las familias hacen una comida el campo. Unas amigas me invitaron (estaban compinchadas con él) y allí nos volvimos a ver. A partir de aquel día comenzamos a hablar de vez en cuando. Estábamos estudiando el bachillerato en dos ciudades diferentes y nos veíamos muy poco. Quedamos para cenar en diciembre y, cuando nos íbamos, me dio mi primer beso. Desde entonces estamos juntos.

Ocho años después, nos fuimos a vivir juntos. El día de reyes, estaba en el salón de nuestro piso con mis padres, abuelos, hermanos dando los regalos. Me giré para buscar a Blas y darle su regalo, cuando él sacó de su mano un regalito… ¡era mi anillo!

Aquel día lo recuerdo como el comienzo de algo muy bonito, la sensación que tenía era de volver a empezar algo juntos me sentía muy feliz.

En marzo de 2019 celebramos oficialmente nuestra pedida de manos. Reunimos a nuestras familias y a nuestros mejores amigos. La celebración tuvo lugar en Finca Bobadilla, con la ayuda de Catering Cien vinos, Ludisound que nos puso la iluminación y Smart sound parties que encargó de animarnos hasta el amanecer.

Ese día también estuvo cargado de sorpresas: Blas me regaló el anillo de is sueños, con 28 diamantes en oro blanco, y mis suegros me sorprendieron con unos pendientes de Joyería Suarez que tenia fichados y me encantaban. A Blas le regalamos un reloj de Bulgari precioso.

Yaye tenía claros ciertos aspectos sobre cómo sería su look nupcial: un vestido con una gran cola y que fuera sencillo. Además, sabía quería llevar velo.

El diseñador que dio con la clave fue José Luis Zambonino. Hizo mi sueño realidad (y eso que no soy nada fácil ya que voy con las cosas muy claras siempre). José Luis me dibujo varios bocetos con las características que yo quería y fui rápida en decidir. El vestido era sencillo con un corte asimétrico en el cuello simulando un abrigo de verano con botones incluidos y una capa preciosa.

Escogí unas sandalias de ante Donna Beige Nude de Prada.

Para ese día, me puse los pendientes de Suarez que me regalaron mis suegros, y también los dos anillos que Blas me había regalado. Mi abuela me dejó unas pulseras de Suarez que llevamos a Marucca para que nos las engarzaran, y así creamos con ellas una tiara, que fue el toque especial de mi look de novia: llevar algo de mi abuela en un día tan importante.

Las alianzas que también fueron de Joyería Suarez: la de Blas era sencilla en oro amarillo y la mía de oro amarillo con 20 diamantes preciosos.

El ramo me lo hizo Flores Cártamo de Sevilla, y llevaba dos medallas con el nombre de mis abuelos paternos que ya no están. Quería llevarlos ese día conmigo.

novia

A las 19:30 tuvo lugar la ceremonia religiosa, en la Iglesia de Santa María Nuestra Señora en Écija.

Blas entró acompañado de su madre, que llevó un vestido elegante y sencillo hecho a medida en azul y mantilla negra, pendientes y anillo de Suarez y pulsera de Bulgari. Lo hicieron al son de la canción de “The Ludlows”. A continuación, entraron nuestros hermanos con padre de Blas y mi madre con “Forrest Gump Suite”.

La llegada y entrada a la iglesia era uno de mis momentos soñados desde que era una niña… y la verdad es que no pudo ser más perfecto. Acompañada del brazo de mi padre, y mientras sonaba “Only Time” de Enya de fondo, entré a la iglesia con mis tres monaguillos delante, vestidos por Pasitos Baby y Atalier la Nonna. No puedo explicar la sensación de felicidad y paz que sentí al ir andando y no separar la mirada la de Blas en ningún momento… recuerdo cómo me miraba y lloraba a la vez.

Durante la ceremonia se interpretaron canciones como “Hallelujah”, Nuvole Bianche, Ave maria, etc. Para salir elegimos “Heal the World” de Michael Jackson.

boda

Tras la ceremonia, los testigos firmaron en un álbum forrado con nuestras iniciales por Álbum foto pro y escrito por Pepa de Que arte caligrafía, al son “Hasta mi final”, de Il Divo. Es un recuerdo precioso que tenemos guardado de nuestro gran día.

boda
boda

Para el banquete, escogimos la Hacienda Molinillos, una finca olivar del siglo XVIII que nos encantó nada más verla, ya que tenía todo lo que buscábamos (un sitio al aire libre donde la cena de noche fuera a la luz de las velas).

Para el aperitivo contratamos a Paul & The Wolves, fue un éxito. Entramos al patio con Photograph (Richie Krisak remix) de Ed Sheeran, que fue todo un espectáculo, los invitados nos esperaban con palos luminosos bailando y a la vez que nosotros no paramos de bailar hasta llegar a nuestra mesa. Aún recordamos el momento y se nos ponen los vellos de punta.

La decoración estuvo a cargo de Flores Bucaro. Ainhoa and Co y Ludisound se encargaron de la iluminación del espacio.

Las fotografías del gran día las realizó Couche Photo.

Espero que hayáis disfrutado tanto como yo de la experiencia de esta pareja, ¡son una inspiración genial!

Marta

Categorias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenida al blog de Una Invitada con Estilo. Un blog de inspiración para novias que sueñan con una boda personal y con encanto, para invitadas con estilo que disfrutan creando sus looks y siguiendo las tendencias, y para todas y todos los enamorados del mundo de las bodas. Un espacio creado y cuidado cada día desde el corazón. ¡Espero que lo disfrutes!

Newsletter​