La boda de Inma y Alberto en la Masía de San Antonio

Invitados e invitadas de muchas partes de España tomaron rumbo a Valencia para estar presentes en el enlace de esta pareja. Gente de Donosti, Valladolid, Mérida, Murcia, Madrid, Barcelona, Sevilla, Pamplona, Alicante… ¡y de muchas partes del mundo! Vinieron familiares y amigos de Australia, Serbia, Japón, Londres, Alemania, Holanda, París. Sin duda, un día muy esperado, ya que estarían deseando juntarse todos para celebrar el enlace de la pareja.

El 12 de octubre, la pareja aprovechó para celebrar la fiesta preboda con sus amigos y sus familiares cercanos.

“La preboda empezó con una comida en restaurante Maremar en la playa de Pinedo. Acabamos con una fiesta hasta media noche… ¡y más de uno de nuestros amigos en el agua!

Alberto y sus amigos sustituyeron el tatami por la playa (son competidores profesionales de judo) y ya podéis imaginar el “combate” que montaron y cómo acabaron”.  

Así es como lo cuenta Inma. Sin duda, un día divertidísimo.

Y llegó el gran día. El 13 de octubre de 2018, Inma se preparó en la suite del Hotel Boutique Balandret, en Paseo de Neptuno justo en primera línea de playa de Valencia. El camisón y batín que llevó para el momento de la preparación para la boda era de Moon River, y las zapatillas de Rosa Clará. Ambas prendas, regalo de sus amigas.

El vestido de Inma lo firmaba Rosa Clará. “Me lo hicieron en Barcelona en el atelier que tienen junto a la tienda de Diagonal. Como tenía muy claro lo que quería, modifiqué una parte importante del diseño original. Le diseñé un escote halter y mangas ranglan anchas con puño estrecho y botones forrados”.

La novia llevó un precioso par de zapatos de Lodi, regalado por una de sus mejores amigas. Su hermano fue quien le regaló los elegantes pendientes de cuarzo blanco de Agatha París, de la colección Vicky Martín Berrocal.

Como adorno para el pelo, Inma escogió una tiara de porcelana rusa, filigrana de plata y Swarowski, que fue diseñada y hecha a mano, nada más y nada menos, por la madre de la novia.

La novia llevó el pelo suelto. Félix de Bigudíes le hizo unas ondas al agua, retiradas hacia un lado para poder lucir la espalda de pedrería y nácar que llevaba el vestido.

Cristina Crespo fue la encargada del maquillaje de la novia. “Captó a la primera lo que quería. Ambas teníamos claro que queríamos darle fuerza a los ojos y labios más suaves. Optamos por la combinación de una barra de labios Bobbi Brown y otra de Mac para obtener un tono rosa nude”.

Inma llevó la manicura en tono frambuesa by Joana de Valencia Style Luxury. Ésta combinaba a la perfección con el ramo de orquídeas, rosas de jardín y frutos rojos, en tonos buganvilla y nude, acompañada por una cinta de terciopelo, obra de Jose de Atelier de la Flor.

El anillo de pedida y un anillo de mi madre de oro blanco y brillantes fueron las joyas que Inma se puso para su día B.

El novio lució un traje y camisa Personal Tayloring de Massimo Dutti con las iniciales de su madre bordadas en el puño izquierdo. La corbata era de Tommy Hilfiger, zapatos de Coach y gemelos de Carolina Herrera.

novia

La boda se celebró en Masía de San Antonio, en Benifaio. Eva Marco, de We Eventos se encargó de la decoración del lugar.

El maestro de ceremonias fue uno de los mejores amigos de Alberto que hizo un discurso super divertido donde contó un montón de cosas nuestras, nuestros primeros años, anécdotas del trabajo y del judo…donde consiguió las sonrisas de todos y los colores de Alberto. Dos de mis mejores amigas intervinieron con unas palabras súper emotivas a las que no puede contener las lágrimas. Alberto, por sorpresa se levantó y micro en mano nos dejó a todos boquiabiertos con sus preciosas palabras. Por último, la alcaldesa hizo su parte correspondiente y ofició el matrimonio”.

Después de la ceremonia, la pareja y sus invitados disfrutaron de una cena divertidísima y llena de momentos especiales y sorpresas. Inma entregó tres ramos de flores a tres de sus mejores amigas, y un detalle a otra de ellas, la próxima en casarse. Tras la cena, bajo la pérgola iluminada, vivieron una fiesta con sus seres queridos que no olvidarán jamás.

Menudas Letras realizó los carteles que había en el cesto de los cubretacones para las invitadas, proporcionados por Los Manolitos.

La pareja decidió enviar las invitaciones de su boda de manera digital y, para ello, contaron con Cotton Bird. Las fotografías son obra de Fandi.

¿Mi forma favorita de acabar un post? Cómo no, con las palabras de la novia:

Fue un día precioso, recuerdo aquella noche entre luces, velas y flores como algo mágico a los pies de aquella masía antigua rodeados de las personas que tanto queremos”.

Categorias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenida al blog de Una Invitada con Estilo. Un blog de inspiración para novias que sueñan con una boda personal y con encanto, para invitadas con estilo que disfrutan creando sus looks y siguiendo las tendencias, y para todas y todos los enamorados del mundo de las bodas. Un espacio creado y cuidado cada día desde el corazón. ¡Espero que lo disfrutes!

Newsletter​