La boda de Inma y Carlos en Sevilla

Inma y Carlos se dieron el “sí quiero”, en una mañana lluviosa, el 19 de septiembre de 2020, en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla.

“Soy la pequeña de cinco hermanos, ya todos casados, y me hacía ilusión que fuera en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla. Además de ser un sitio único e histórico, es donde se casaron algunos de mis hermanos y yo seguir con la tradición. Para nosotros es preciosa y tiene un tamaño pequeñito, que era lo que buscábamos para que fuera íntimo”.

“La ceremonia la ofició el Padre Esteban, amigo de la familia desde hace casi 20 años y fue completamente personalizada. Todos reímos y nos emocionamos con sus palabras de cariño” recuerda, emocionada, la novia. La voz de Medea Pochkhua, con Carlos Navascués al órgano, puso música a la ceremonia.

Para su gran día, Inma escogió a Teresa Baena para que diseñara su vestido: un modelo de crepe y gasa compuesto por dos piezas, con una capa y una espectacular cola de tres metros.

“El proceso de diseño del vestido de novia ha sido una de las experiencias más personales y más bonitas de la boda. Cuando conocí a Teresa Baena, fue un flechazo: rápidamente esbozó todo lo que yo tenía en mi mente y mejoró con detalles para que fuera perfecto para mí. Confiaba 100% en ella, así que, aunque hubo meses en los que no pude ir a Sevilla a las pruebas, tuve siempre una tranquilidad absoluta. El resultado fue un éxito” reconoce Inma.

Inma lució unos zapatos de Ana Polo, y completó su look con una tiara de Ana Martín. Christiane Ogorek fue quien se encargó de su peinado, y Mar Martínez de su maquillaje. El ramo de la novia fue obra de Cártamo.

Carlos fue muy elegante con un traje de Garayo.

Inma y Carlos fueron de las parejas que vivieron en primera persona la incertidumbre que causa casarse en época COVID-19, y vieron como su lista de invitados se reducía considerablemente, hasta quedar solo los familiares y amigos más íntimos. No obstante, ellos declaran que, a pesar de la situación, su boda fue preciosa e inolvidable, llena de momentos especiales y, lo más importante, llena de felicidad, de amor y de las personas más importantes para ellos.

El convite se celebró en la Hacienda El Vizir. El espacio estuvo decorado por Rocío Caballero. Los invitados e invitadas recibieron detallitos como zapatillas de esparto, cajitas con chucherías y un kit anti-resaca.

“Nos conocimos en la feria de abril, este año de pandemia nos hemos quedado sin ella, así que organizamos nuestra propia feria en las copas de nuestra boda” detalla la novia. “No faltó ningún detalle: hubo farolillos, un grupo de rumbitas, rebujito… hasta las mesas típicas de las casetas para que los invitados estuvieran sentados disfrutando del ambiente”.

Os dejo con el reportaje fotográfico es obra de Mithos Fotógrafos.

Como siempre, cierro el post con las palabras de la novia:

“Aunque sea diferente al concepto que teníamos, es igual de bonito y merece muchísimo la pena. Nuestra boda ha sido completamente diferente a como lo habíamos planeado un año antes, y hoy podemos decir que ha sido mejor de lo que imaginamos en un primer momento. Ha superado todas nuestras expectativas, aun con muchas medidas de seguridad, no tenemos duda que ha sido el mejor día de nuestras vidas”.

Carlos e Inma celebraron su matrimonio con un viaje en pareja a Canarias, ¡un destino precioso!

Desde aquí les deseo toda la felicidad del mundo.

Categorias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenida al blog de Una Invitada con Estilo. Un blog de inspiración para novias que sueñan con una boda personal y con encanto, para invitadas con estilo que disfrutan creando sus looks y siguiendo las tendencias, y para todas y todos los enamorados del mundo de las bodas. Un espacio creado y cuidado cada día desde el corazón. ¡Espero que lo disfrutes!

Newsletter​