La boda de Sara y Pablo en Valencia

La pedida de Pablo y Sara fue de película. Así lo cuenta la novia:

“El día de nuestro sexto aniversario, Pablo y yo quedamos a comer en Voltereta. Yo había hablado con el personal del restaurante para pedir unas copas de cava en el postre para celebrarlo y él, en paralelo, habló con la encargada para pedir que nos pusieran una canción muy especial para nosotros (justo en el postre también) y pedirme matrimonio. Cuando llegó el final de la comida, empezó a sonar la música, me cogió las manos y me dijo un discurso que acababa con la gran pregunta. El local estaba grabando el momento para poder dárnoslo de recuerdo. De pronto, se levantó con una cajita que sacó de la chaqueta, se puso de rodillas y me pidió matrimonio mientras que la gente que lo veía aplaudía”.

Su boda es una de las tantas que sufrió las consecuencias de la pandemia. “Nos casábamos el 28 de marzo, después de 7 años de novios, con toda la emoción posible y, de pronto, a dos semanas, todo se truncó por el COVID. Estuvimos más de dos meses sin vernos (más de lo que habíamos estado jamás), y tuvimos que anularlo todo y buscar otra fecha que, posteriormente, también tuvimos que cambiar” nos cuenta Sara.

El 28 de junio de 2020 fue la fecha en la que Sara y Pablo pudieron, al fin, contraer matrimonio.

Para este día tan especial, Sara lució un look de Pronovias, que completó con un tocado de la misma firma, zapatos de Loov Shoes y pendientes de Silvia Navarro. Se puso en manos de su amiga Paula Estellés para el peinado y maquillaje, y escogió a Flores Fela para crear su ramo. El novio llevó un traje de Penhalta.

El enlace se celebró a la una del mediodía en la Iglesia de Santo Tomás de Valencia, una bonita ceremonia donde DaCapo puso la música. Sara recuerda con especial cariño la bendición del sacerdote y el momento de intercambiar las alianzas: “Recuerdo mirar a Pablo, ver sus ojos clavados en mí y su sonrisa. Sentí alegría y paz, por saber que todo estaba bien y que habíamos llegado hasta ahí juntos. Después de tantísimo esfuerzo, tanto sufrimiento e incertidumbre, nada pudo con nosotros”.

El Hotel Las Arenas fue el espacio escogido para celebrar el convite. Allí, los recién casados y sus invitados disfrutaron de una comida ofrecida por Gourmet Catering. Atelier de la flor se encargó de la decoración del lugar.. La papelería de la boda corrió a cargo de Barco de Papel.

Los invitados recibieron detalles como jaboncitos de lavanda elaborados por la novia, un “kit de supervivencia” y botellines de aceite. Además, se divirtieron mucho gracias al fotomatón de @undostrespatata, y disfrutaron del candy bar que Sara preparó.

Durante el día, vivieron momentos muy especiales, como el flashmob que la novia y sus amigas prepararon.

Las fotografías son de Alfonso Calza.

Sabéis que me gusta acabar los posts con las palabras de la novia y, en este caso, me parece precioso acabar con la reflexión de Sara:

“Tuvimos una boda en la que tuvimos que decir a casi la mitad de la gente a la que habíamos invitado que no podía venir, mesas con comensales limitados, misa con mascarillas, geles aquí y allá, fiesta que no era fiesta, miedos… Pero, al final, nada de eso importó. La gente que vino estuvo al 200%, el apoyo que recibimos de todo el mundo a lo largo de todo el proceso fue increíble, y a nadie le importó que la boda tuviera que celebrarse con las medidas de seguridad, estuvieron felices solo por el hecho de compartir todo aquello con nosotros. Fue perfecta como fue, y el miedo se eclipsó por el cariño y alegría de todos los presentes.

Creo que lo más especial del día de nuestra boda fue poder mirarnos, no decir ni una palabra y pensar “de aquí al fin de nuestros días”. Oficialmente, fue saber que éramos marido y mujer, y que el resto nos sobraba”.

Categorias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenida al blog de Una Invitada con Estilo. Un blog de inspiración para novias que sueñan con una boda personal y con encanto, para invitadas con estilo que disfrutan creando sus looks y siguiendo las tendencias, y para todas y todos los enamorados del mundo de las bodas. Un espacio creado y cuidado cada día desde el corazón. ¡Espero que lo disfrutes!

Newsletter​