La boda de Lucía y Ben en Laredo

Ben y Lucía acaban de tener a su primer bebé este verano. Hoy, recuerdan como, hace un año, el 16 de agosto de 2019, se daban el “sí quiero”.

“Ben y yo nos conocimos dos años y medio antes de casarnos, en el Quartier des Antiquaires, en París, en una fiesta de unos amigos. Después de la primera cita yo ya sabía que él era el compañero perfecto” cuenta la protagonista de esta historia. “Durante un viaje sorpresa a Florencia, me pidió que me casara con él”.

“Uno de los momentos más especiales del día fue la ceremonia. Queríamos que fuese una celebración íntima, así que escogimos la Ermita de San Martín y Santa Catalina, en Laredo (Cantabria)… el lugar perfecto” afirma Lucía, quien, para ese día tan especial, llevó un vestido de Paredero Quirós.

El diseño consistía en un vestido sencillo en crepe y un chaleco en tul de seda, al que añadió unos lazos negros y un cinturón durante la fiesta. “Lo tenía claro. Quería algo sencillo, ligero y desmontable, que me permitiera cambiar de estilo; algo más serio para la ceremonia, y un look más desenfadado para la fiesta” nos cuenta. “Me inspiré en un vestido de novia que vi en el museo de Yves Saint Laurent, durante mi viaje a Marrakech, de su colección otoño-invierno 2000-2001”.

Las sandalias que la novia escogió fueron las Amber Sandals de Yves Saint Laurent en color nude. Lucía llevó su anillo de pedida, de Cartier, una cruz ortodoxa griega que sus padres le regalaron, y unos pendientes de Aristocrazy para la ceremonia, que cambió por unos de My Peeptoe Shop durante la fiesta. Estibaliz Souto peinó y maquilló a la novia, y Flores Elorz confeccionó su ramo.

Ben lució un traje hecho a medida, de Scalpers.

Patricia, de Solo un instante, fue la fotógrafa del evento.

La Huerta de Cubas fue el espacio donde la pareja y sus invitados celebraron el enlace. El cóctel, ofrecido por Oh Lá Lá, se sirvió en la terraza de madera de La Huerta. A la sombra de los árboles y rodeados de hortensias, los novios disfrutaron de momentos preciosos rodeados de sus seres queridos. “Queríamos estar relajados y disfrutar de cada momento, por eso buscamos un espacio natural y rodeado de plantas, que nos recordase a las casas de campo de nuestros padres”.

“Entramos a la cena con la canción de I like it like that, de Pete Rodriguez. Queríamos evitar ciertos detalles «de boda» como la clásica entrada, la tarta o el vals. Lo hicimos a nuestra manera. Después de la cena, bailamos la versión de Carlos Sadness y Caloncho de Amor Papaya.No fueron ni una entrada, ni un baile al uso, pero para nosotros era importante hacer algo con lo que nos sintiéramos cómodos” explica Lucía.

Lucía y Ben disfrutaron de una luna de miel muy especial, nada más y nada menos que en Namibia. Desde Una Invitada con Estilo os agradecemos que hayáis compartido con nosotros un día tan especial en vuestras vidas, ¡os deseamos toda la felicidad del mundo!

Categorias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenida al blog de Una Invitada con Estilo. Un blog de inspiración para novias que sueñan con una boda personal y con encanto, para invitadas con estilo que disfrutan creando sus looks y siguiendo las tendencias, y para todas y todos los enamorados del mundo de las bodas. Un espacio creado y cuidado cada día desde el corazón. ¡Espero que lo disfrutes!

Newsletter​