Noviazgo, boda y matrimonio: la experiencia de María, de @conlatrupeacuestas

¡Buenos días! Encantada de tenerte por el blog. Hoy publico este post con mucha (¡muchísima!) ilusión, ya que es el primero de una nueva sección en la que muchas estamos poniendo mucho cariño y ganas.

Os cuento un poco. Sabéis que me apasiona todo lo relacionado con el mundo de las bodas (de ahí nació este blog y mi cuenta de Instagram) y, desde hace un tiempo, tenía la mosca detrás de la oreja: quería dar un pasito más en el blog y crear un espacio en el que hablar de bodas, pero desde otro punto de vista, centrándonos en lo esencial, en la base de todo ello y en lo que es el auténtico motor que da sentido a todo este mundo wedding: el AMOR.

Por ello, hoy estrenamos esta nueva sección con ella, María de @conlatrupeacuestas. Desde hace meses, he encontrado inspiración en su día a día, en sus reflexiones y en los post que comparte por Instagram, por eso no dudé en proponerle formar parte de esta sección. Le estoy súper agradecida por haber compartido con nosotras su historia de amor: noviazgo, boda y matrimonio.

Para las que no la conozcáis, os cuento: María y Álvaro son un joven matrimonio, padres de ocho preciosos niños. María comparte sus reflexiones y su realidad en @conlatrupeacuestas , un perfil que me encanta porque refleja muy bien como es ella: amable, alegre, sencilla, generosa, sincera… os recomiendo 100% que os paséis por allí para conocerla un poquito más.

Por ahora… ¡Os dejo con la entrevista!

¿Cómo comenzó vuestra historia de amor?

¡Pues nos encanta recordarlo! En casa lo hacemos a menudo…y los niños se parten.

Coincidimos por primera vez un verano, pero se quedó en una conversación y no volvimos a saber nada el uno del otro hasta finales del verano siguiente. ¡Estábamos cada uno complementamente a lo suyo! Veníamos los dos de caminos muy parecidos, pero nuestra diferencia de edad hizo que no nos hubiéramos cruzado jamás, quizás de muy pequeños pero sin tener nada de conciencia ni memoria. Hasta aquel primer verano que algo de huella parece que dejó.

Nuestro noviazgo fue breve y muy divertido, ¡en cuestión de tres meses estábamos hablando de boda!

¿Qué es, para ti, lo más importante del noviazgo?

Con esta pregunta pienso en lo que les diría a mis hijos sobre esto.

En primer lugar, que sea un noviazgo sincero. El noviazgo que acaba en matrimonio no viene de otro camino. Nace del corazón.

Que sean valientes para querer conocerse bien y saber tratar siempre con cariño a quien tengan en frente. Están en una etapa para conocerse y empezar a saborear lo que es querer, pero que es muy importante también no enredarse demasiado en lo que no es para ellos.

También les diría que tienen que pasarlo muy bien juntos, que para mi era, y sigue siendo, fundamental. Considero importante esa atracción física, que te genera ese cosquilleo y ganas de pasar tiempo juntos. Que lo aprovechen bien y encuentren respuestas a sus ideales de marido o mujer.

Hay comienzos de todo tipo, pero no deja de ser el principio de lo que será su historia, que disfruten de ello, que cuando el amor se consolida, ¡hablar de esos primeros momentos aporta frescura!

¿Qué consejos darías a los novios?

Como consejo y desde el cariño, les diría que les espera una vocación grandiosa (la suya), y que está en sus manos, y en lo diario, sacarle brillo a su mayor riqueza.

Me gustaría resaltar la importancia de no querer cambiar al otro…se casan sin condición. Luego juntos irán encajando las piezas, que irán quedando mejor en uno u otro lugar.

Y que el “éxito” lo encuentro cuando me repito: “Sí, quiero quererle. Cada día, en cada momento, en esta dificultad, en este triunfo, con lo que eres, con lo que tienes, en tus costumbres, las que me gustan y las que cambiaría…pero que no me corresponde a mí -y menos por mí-, hacerlo.” Que llega a ser tan bonito que hasta lo difícil les podrá unir aún más. Que tengan esperanza.

¿Cuándo decidisteis casaros?

Pues, ¡fue de locos! y así somos, dos locos apasionados, con todo. La verdad que somos muy parecidos y apostamos fuerte.

Dijimos que nos casábamos a los tres meses de empezar. Nunca se arrodilló y tampoco lo pensé, aunque la primera Navidad me regalo un anillo como recompensa, jeje.

Fue una tarde hablando en un bar, dijimos “¿y si nos casamos?”. Y sacamos un papel y empezamos a hacer la lista de invitados.

¿Cómo recuerdas el día de vuestra boda y la preparación?

Pues llovía sin parar, pero no le hice ni caso al tiempo.

En casa había mucho alboroto. Era la primera en casarme y mi hermano pequeño me llevaba las arras. Somos nueve hermanos y yo soy la segunda, éramos todos muy pequeños. Fue una mañana muy alegre.

Había mucha emoción, mi padre tenia la mirada cargada de lágrimas, se casaba su primera hija, y apenas tenía veinte años. Ahora me veo muy reflejada en mi “mama gallina”, así que imagino que se mezclaba la alegría con la emoción y el nervio.

Siempre me hicieron ver que mi marido hacía crecer a la familia, y que no hubo “despedida” por ningún lado, y en casa de mi marido lo mismo, una bienvenida enorme, así que, a día de hoy, siempre digo que ambos hemos crecido en hermanos.

¿Qué es para ti lo más importante en una boda?

Casarte con la persona adecuada, no hay duda. Que estén nuestros familiares y amigos, y celebrar como se merece nuestro gran día. Me gustan los pequeños detalles, así que es algo que cuidaría.

¿Qué fue lo más bonito del día de tu boda?

¡La ilusión! Como te decía, no me importaba el temporal que hizo, porque estaba muy ilusionada y feliz. Creo que somos más felices cuando cuidamos la ilusión de lo que nos traen nuestros días, por muy sencillo que sea. Tener la capacidad de ilusionarnos a menudo, es una buena opción de vida.

¿Qué consejos darías a futuras novias para el día de su boda?

Pues es un día para recordar siempre, así que, ¡que se hagan muchas fotos!

Que no podemos volver a vivirlo y mira que lo desearemos, pero que serán un gran recuerdo para coger fuerzas en muchas ocasiones.

Y que una novia decidida, ¡siempre esta guapa! Porque la mirada le brilla y el alma le sonríe.

¿Qué es para ti el matrimonio?

Mi gran vocación, y mi marido, mi mayor bendición. Y que no me casé sabiéndolo, así que nunca es tarde para darnos cuenta y cuidarlo como se merece.

¿Qué es para ti el amor verdadero?

Una apuesta segura. Invertir en amar bien, es un seguro de vida que te lleva a la felicidad. El amor verdadero es muy lejano a la perfección, y compañero fiel de la entrega y el compromiso, y garantía de felicidad.

¿Qué cambios ha supuesto el matrimonio en vuestra relación?

Mucha madurez y unión. Hemos madurado a lo largo de estos diez años como matrimonio, sin grandes acontecimientos, con el día a día que es al final donde más “batallas” libramos, porque es la bacteria la que mata.

En estos años hemos vivido muchas alegrías, pero somos diferentes, venimos de hogares distintos, y hemos ido construyendo el nuestro, con lo que esto conlleva: mucho aprendizaje, ganas, destrucción y construcción de nuevo… una década que nos ha dado oportunidades para ir creciendo juntos. Me encantaría vivir muchas más a su lado, y seguir aprendiendo a amarle.

Según tu experiencia ,¿Qué consejo darías a otros matrimonios para vivir el amor en el día a día?

Que se cuiden en lo pequeño. Es esencial. Que no dejen paso al egoísmo que desgasta, y que luchen por ponerse en el lado contrario, y más cuando cueste. Que nos necesitamos y es lo más bonito que podemos escuchar. Ni una noche sin perdón ni agradecimiento (y aquí os dejo uno de mis mayores aprendizajes, y luchas…).

Con esto acabamos el post de hoy. Mil gracias, María, por ser tan sincera y transparente, por tu generosidad a la hora de compartir con nosotras tu experiencia, por tu tiempo, por tus ganas y por tu ilusión. Desde aquí te deseo lo mejor, ha sido un placer contar contigo, ¡eres toda una inspiración!.

Y a ti, querida lectora, te doy también las gracias por estar, una vez más, en este espacio. Un beso enorme,

Marta 😉

Categorias

1 comentario en “Noviazgo, boda y matrimonio: la experiencia de María, de @conlatrupeacuestas”

  1. Me has enseñado a saber amar, y que debemos cuidar a la pareja día a día. Tus palabras de madurez y cariño son un hran ejemplo, viendo la gran familia que habéis creado. Muchas gracias por tus sabias palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenida al blog de Una Invitada con Estilo. Un blog de inspiración para novias que sueñan con una boda personal y con encanto, para invitadas con estilo que disfrutan creando sus looks y siguiendo las tendencias, y para todas y todos los enamorados del mundo de las bodas. Un espacio creado y cuidado cada día desde el corazón. ¡Espero que lo disfrutes!

Newsletter​